SALAS
Catedral de San Martiño

Catedral_salas

A pesar de que no hay acuerdo sobre la fecha de inicio de su construcción, sí se sabe que el Altar Mayor fue consagrado en 1188, como consta en el documento que, junto a las reliquias de San Martín traídas desde Tours, fue guardado en una de las cinco columnas que le servía de soporte. Parecen suscitar menos polémica las fechas de su remate, entre 1218 y 1248. Aunque su base es románica, la Catedral crece al ritmo de la historia de su ciudad, y llega a tener hasta cuatro consagraciones, la última en 1966.

Hay tres espacios que no deben pasar inadvertidos al visitante: la capilla del Santo Cristo, construída entre los siglos XVI y XVIII, en la que destaca el baldaquino que acoje la figura del Crucifijo. Es ésta una imagen gótica que, según la tradición, es una de las copias que Nicodemo hizo de Jesús muerto cuando lo bajó de la cruz. La capilla es como un joyero, recubierta de madera policromada con ornamentación vegetal, columnas salomónicas y relieves de La Pasión.

El Pórtico del Paraíso merece también especial atención por ser una de las obras más hermosas de la catedral. De la primera mitad del siglo XIII, fue comparado, con desventaja para él, con el de Compostela. Para algunos tiene valores propios de idealización y serenidad, en la tradición gótica de obras francesas y burgalesas. Es la transcripción en piedra del Juicio Final bíblico, explicado de un modo muy minucioso.

El retablo del Altar Mayor es del siglo XVI, de Cornielis de Holanda, decorado con escenas de la vida de Jesús, la Virgen y San Martín.

Destacan las 36 figuras de pequeña talla colocadas entre las columnas. Están pintadas de blanco y representan santos y personajes del Antiguo Testamento ataviados y cubiertos según la moda flamenca de 1500.

  • Praza do Trigo, S/N, 32005 Ourense
Iglesia de Santa María Madre

santa_maria_nai

En el lugar en el que ahora se encuentra esta iglesia del siglo XVIII existió, según se dice, un templo construído por los Suevos convertidos al cristianismo, después de que San Martín de Tours obrase el milagro de curar al hijo del rey Carriarico, que al parecer, tuvo corte en Ourense. El edificio primitivo, que era por aquel entonces la catedral de la ciudad, fue arrasado en las sucesivas incursiones normandas y árabes y se reconstruyó en el año 1084, como reza en la inscripción que se conservó en la puerta norte. Cuando se construyó la catedral nueva en el siglo XII, la iglesia quedó reducida a capilla funeraria y en 1722 fue derribada porque amenazaba ruina.

El templo actual se beneficia de la perspectiva que le da la escalinata que sale de la Plaza Mayor. Arropada al sur por el Palacio Episcopal y al norte con la hermosa Plaza de la Madalena, se alza con

su planta de una sola nave sobre la que se erige una cúpula. La fachada barroca de tres cuerpos acoje cuatro dobles columnas que se cree pertenecieron a la antigua edificación sueva.

La titular de la iglesia es Santa María, que está representada en el centro del retablo del Altar Mayor. La imagen sedente de factura barroca la retrata como una señora ricamente adornada con el Niño en su regazo. O día de Pascua es llevada en procesión hasta la capilla del Santo Cristo de la catedral.

  • Praza Mayor s/n 32005  Ourense
Teatro Principal

Santiago Sáez Pastor decidió construir en la década de 1830 el Teatro Principal en la calle de la Paz, antigua calle de los Zapateros. Al parecer fue una especie de venganza porque vendieron el palco que él tenía reservado, en un día de función, en el teatro viejo.

Levantó el nuevo teatro en el lugar donde tenía su vivienda y su negocio, un banco. El resultado fue un pequeño teatro �a la italiana�, es decir, con un patio de butacas y palco en la planta baja, tres pisos de palcos y escenario. El techo con decoración vegetal y geométrica. La parte que daba a la calle tenía planta baja, que era el vestíbulo del teatro, y cuatro alturas que se destinaban a viviendas.

Fue durante bastantes años el único teatro público de la ciudad y el lugar de ocio más selecto. Era el centro de la vida social y cultural y en él hubo conciertos, zarzuelas, obras teatrales, bailes, mítines… El poeta Zorrilla leyó sus versos en el

Principal, Concepción Arenal y Emilia Pardo Bazán participaron en un concurso literario y personajes como Calvo Sotelo o Gil Robles organizaron en él importantes actos políticos.

En 1912 el cine llega a Ourense y el Teatro Principal, tres años después, proyecta su primera película Viva el Rey, en una sala remodelada y adaptada a las nuevas necesidades.

En la transición se cerró y estuvo a punto de desaparecer. “Trátase de salvar o Principal” fue la consigna de un grupo encabezado por artistas, profesores, arquitectos y gente de la vida púlica ourensana, que logró que la remodelación comenzara a principios de los años 80. El Teatro Principal reabrió sus puertas en 1992.

Museo Arqueolóxico Provincial

Algunos autores como Ferro Couselo afirman que en el solar que ahora ocupa el Museo Arqueológico, durante siglos conocido como “pazo, torres e curral do bispo”, existía ya en época romana un praetorium y que fue desde siempre el centro del poder en la primitiva ciudad de Ourense. Con todo, basándonos sólo en los restos encontrados y debido a la reutilización de los elementos constructivos y a las sucesivas remodelaciones, no se puede determinar con certeza la función y el carácter del edificio que aquí había. De la época germánica posterior es una cimentación que apareció en la plaza de la Madalena y que podría coincidir con una construcción, posiblemente fortaleza o sede episcopal, en el tiempo en que los reyes suevos convirtieron Ourense al cristianismo. El papel central que iba a tener en la trama urbana se adivina ya en el siglo XI. Cuando la ciudad no contaba con unas eficaces murallas de defensa, el pazo se convirtió en una fiable fortaleza. Durante los siguientes años, y desde que en 1122 el obispo pasa a ocupar el señorío de la ciudad,

el edificio llega a tener hasta seis torres defensivas y una serie de patios y campos interiores. Ya con un poder simbólico y real se convierte en un importante eje en el límite entre la antigua población romana al sur y la ciudad medieval que crecía hacia el norte. Las revueltas Irmandiñas del siglo XV echaron abajo las torres que daban sobre la calle Barreira y el pueblo ocupó para uso comercial el espacio que quedó como territorio abierto. Durante todo el siglo XVI empieza a menguar el dominio del obispo en favor de la autoridad civil, y en el año 1628 renuncia al señorío sobre Ourense. La reforma barroca del XVIII suprime el aspecto defensivo del edificio para convertirlo en una construcción abierta y con carácter palaciego. En la fachada que da a la Plaza Mayor, un balcón sobre ménsulas encima de un monumental escudo episcopal historiado substituye a las antiguas arcadas. El edificio del pazo se adquiere para Museo Arqueológico en el año 1951 y en el año 2002 cierra sus puertas para una remodelación que continúa 13 años después.

  • Praza Mayor s/n 32005  Ourense
Iglesia de Santiago das Caldas

As-caldas_salas

As Caldas fue uno de los asentamientos que en época romana prosperaron en el contorno del poblado de agricultores que, en aquel momento, era la ciudad de Ourense.

Consta la existencia de una capilla mozárabe llamada Santa Catarina de Reza Vella, en la Alta Edad Media, y se tiene conocimiento de la formación de una parroquia en torno a los siglos XI-XII, de la que aparecerán datos hasta el año 1639.

La parroquia de As Caldas tenía un templo románico del siglo XVI que, junto con la rectoral, se encontraba muy cerca del actual cementerio, en las riberas del Miño. Aunque se reformaron en el siglo XVII, pronto quedaron pequeños para atender las necesidades de la población, y ya a finales del siglo XIX estaban en estado ruinoso.

En el año 1905 el obispo Eustaquio Llundain y Esteban le encarga a José María Basterra, arquitecto de la diócesis de Bilbao, la construcción del nuevo templo parroquial.

El 30 de Julio de 1910 se coloca la primera piedra en la Avenida das Caldas.

El edificio se levantó según el gusto historicista de la época. El gótico, con su ligereza y luminosidad, fue su modelo. Los elementos estructurales básicos son el arco apuntado, la bóveda de crucería y los arbotantes, que dan a esta iglesia su imagen característica exterior.

La fachada presenta una sola torre central, típico esquema de las iglesias construídas por Basterra.

En 1919 se le encarga a Maximino Magariños, imaginero religioso compostelano, el retablo. Tiene estructura de portada gótica, con policromía dorada en la que todo es filigrana ojival, y se adapta perfectamente al estilo del templo. Los relieves de los laterales representan escenas de la vida del patrono de la iglesia: Santiago Apóstol. En la parte baja, un Crucifijo del Cristo del Perdón; en el piso superior, una escultura en madera de gran tamaño del Apóstol.